Buscar
  • El Circo en Llamas

IN MEMORIAM: OLIVER WELDEN (1946-2021)

Una lectura de Perros del Amor (Mimbre-Tebaida, 1970) + selección de poemas.


Por Antonio Rioseco

El texto y la selección de poemas que siguen a este párrafo, fueron publicados originalmente en diciembre de 2010, en la revista electrónica La Cabina Invisible. Oliver, a quien no conocía, me escribió unos meses después para darme las gracias y para iniciar un intercambio postal (con sobres y estampillas), que se extendió por varios años, hasta que debido a mis constantes cambios de domicilio perdimos contacto. Ahora, por motivo de su muerte, comparto nuevamente su semblanza e invito a leer y recordar a este querido poeta chileno de la generación del sesenta y del exilio.


Perro del Amor de Oliver Welden


Como un libro mal impreso te vas deshojando

en cuadernillos hasta la última letra de tu nombre

O. Welden


Las circunstancias en las que un poeta va quedando en el olvido son múltiples, pero en algunos puede haber una intención más o menos deliberada de pasar desapercibido, mirando de reojo como poco a poco su nombre va desvaneciéndose en las páginas que fijan la tradición. También las circunstancias históricas y las solicitudes de la vida misma pueden desplazar los espacios de una sociabilidad poética que ayude a mantener una cierta visibilidad. Podrían ser estas razones las que a Oliver Welden (Santiago, 1946) lo mantienen lejos de cualquier figuración literaria, aun teniendo en cuenta una reciente publicación (Fábulas ocultas, LAR, 2006) y el legado subterráneo en los que, por alguna razón, llegaron a su poesía.

En mi caso, supe casualmente de Oliver Welden por una fotografía publicada hace algunos años en letras.s5.com, en la que aparecía junto a Gonzalo Millán. Pero no había ninguna referencia a aquél poeta excepto por su nombre, y buscando encontré algunos poemas y una que otra pequeña nota. Dentro de estas, supe que ambos poetas iniciaron su amistad en el Liceo Lastarria a mediados de los sesenta en Santiago, estableciendo vínculos luego con otros poetas de esa década, teniendo una enérgica participación en las letras y política de esos años.


En ese contexto, Oliver Welden tuvo que partir de Chile a principios de la dictadura, como un exiliado más, lejos –eso sí– de cualquier privilegio o prebenda partidista, refugiándose en EE.UU. donde vivió por cerca de treinta años (actualmente reside en Suecia). En ese exilio va dejando el oficio escritural como una labor íntima, donde la publicación no sería más que un recuerdo de un privilegio exquisito, frente al duro extrañamiento en la otra América. Antes, en 1965 y 1970 publicó en Chile dos libros inencontrables, Anhista (Santiago, Arancibia Hnos.) y Perro del amor (Antofagasta, Ediciones Mimbre), respectivamente. De estos, el segundo fue sin duda el más importante, y coherentemente fue galardonado en su momento con el premio “Luis Tello” de la SECH. La edición estuvo a cargo de Guillermo Deisler, resultando un bellísimo objeto de una factura artística y material notables, en la que se incluyeron también ilustraciones del recordado artista visual.


Independiente de todas estas externalidades que propiciaron una buena recepción del libro, hoy es muy difícil encontrar alguien menor a la generación de Welden que haya leído Perro del amor, entendiéndose –en cierta medida– por la ausencia de una reedición, si es que obviamos también la poco accesible versión bilingüe (publicada en EE.UU.) del 2006. Por eso las lecturas de los textos de Welden debemos encontrarlas principalmente en sus contemporáneos, en los cuales habría calado profundamente. La escritora Virginia Vidal afirma, en este sentido, que Oliver Welden ha permanecido en la recóndita memoria de todos los lectores que conocieron Perro del Amor.


Un testimonio valioso es el de Roberto Bolaño, quien se preguntaba en una entrevista por qué en Chile parecían haber olvidado al autor de Perro del amor, lo que se nos hace aún más decidor si recordamos que un volumen de poesía de Bolaño lleva como título Los perros románticos (Barcelona, Lumen, 2000), evidenciando ese parentesco con Welden. La escritura prosaica y la subutilización funcional del lirismo, en virtud de una poética que se inclina por el gusano y no por la fruta, son elementos que Bolaño debió haber leído en Welden, pues se pueden encontrar a lo largo de Los perros románticos. En ambos libros hay pequeñas historias cargadas de patetismo, que se disfrazan –con acierto– de una lírica evidentemente incómoda, frente a las imágenes inquietantes y hasta perturbadoras que aparecen en los poemas.


Perro del amor es un libro íntimo y aparentemente referencial, que se vincula, a su manera, con lo que Millán iba haciendo en paralelo en Relación personal. El sujeto, la familia en su versión tradicional, las relaciones amorosas, y todos los eventos nefastos que surgen de sus combinaciones, decantan en un libro cargado de ironía y humor negro, en donde todo pareciera desmoronarse, quedando los despojos de la vida burguesa a disposición de la mordacidad del poeta. No hay espacio aquí para la contemplación melancólica: el pasado, cuando aparece, es cuestionado e inquirido por el hablante que no hace concesiones a ninguna memoria idealizada.


Los poemas que a continuación presentamos, pertenecen todos a la publicación antes mencionada.



Credenciales


Fulano de Tal, de infeliz memoria,

acogido al desencanto y criado en la impostura,

revela aquí su amargura

y expone, paso a paso, su conducta perentoria,

mientras se sube a la silla

y al cuello se ajusta la soga.

En el piso, señor juez, la carta justificatoria,

otra a su esposa, otra a su madre

y en alguna parte de la casa

el teléfono que llama, brevemente,

demasiado tarde.



Advertencia


Érase un hombre solo,

demasiado solo;

cuando sentado en el baño

dejaba correr el agua

para escuchar su sonido;

en su oficina de correos dialogaba

con las cartas y en sueños

visitaba a los destinatarios. Falleció

la primavera recién pasada:

al cajón le ajustaron las manillas por dentro

para que esa mañana

se condujera solo al cementerio.



La fiesta


Oigo morir. Se desmorona mi gesto.

Voy envejeciendo durante la noche con una mano

en la boca. Mi vómito se arrastra remando

cama abajo. Estoy desnudo esperando. Oigo morir.

La pieza clavada en el silencio parpadea. Me escondo.

Pero qué mal te escondes hijo de puta.



El superhombre


De este lado siempre estamos vivos,

con diarreas ocasionales, suaves úlceras abiertas,

la arterioesclerosis hasta en los testículos,

con todo siempre estamos vivos, machacando la dulce

insistencia de amanecer cada día,

sentados en la cama escuchando el corazón.

Acabo perdiendo una hora

eliminando el temblor de los párpados, la mejilla.

-Tú sabes tratarme, me digo.

Con el chal en las espaldas echo correr la silla

de ruedas hacia el sol de la terraza.



Fotografía


Lo que nunca nadie fue en mi familia

y todo lo que rechazaron

el obrero el sastre el profesor primario

lo tengo aquí en mi protegido

con la fuerza esa que tuvo mi padre

la noche que golpeó a mi madre

embarazada de mi hermana menor.



Statu quo


Vuelve a mí la terrible angustia

de la infancia, esa timidez

conocida, y es preciso que no me mueva

para no caer,

como mi padre y mi madre,

como tanto ídolo roto de esos años.



La muerte en boca de alguien


La extraviada fotografía familiar

apareció entre las cosas de la Nana, tres días

después del entierro. Figuraban todos

en el patio de la casa, de pie o sentados,

en torno a los abuelos. La madre

no miraba de frente, quizá buscando al padre

más que nunca esa tarde. Era como si

algo los hubiera reunido para fijarlos por siempre

con esa actitud de buena familia a la luz

del sol. Los hermanos, con una ajena seriedad

en el cuerpo, observaban el suelo con las manos rígidas

y no obstante yo sonreía al fotógrafo, junto

a la Nana y a una mata de gladiolos que ya no existe.

Tuviéramos que reunimos de nuevo de esa manera

alguna tarde en estos años, nos encontraríamos con más

de un cadáver peinándose para la pose.



Las intenciones


Estas ahí de pie atendiendo tus cosas

y me das la espalda absorta en tus cosméticos:

mi mano encuentra tu seno suave

y desesperado intento llegar hasta tu centro

a través del prolén de tu falda que me resiste

hasta el momento de mi derrame

en mi propia bragueta y yo quedo húmedo

temblando de frío y tú quedas

sonriendo excitada con mi pequeña muerte

y le lanzas un beso al espejo que yo recibo de rebote

y me enfrentas

y vienes hacia mí tan lentamente apagando la luz.


70 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo